Mc Cain Argentina, reflexión
Como Unión Cívica Radical, manifestamos en estas líneas nuestro grado de preocupación por los hechos de público conocimiento relacionados con el funcionamiento de la empresa Mc. Cain Argentina con sede en nuestra ciudad. Luego de solicitar una reunión con autoridades locales de la empresa (que hasta hoy no hemos podido concretar) y de dialogar con los trabajadores de la planta (vecinos, amigos y familiares de todos nosotros) es que queremos llamar a la reflexión en algunos aspectos que consideramos de análisis.
– Mc. Cain Argentina es una empresa multinacional con una facturación global de cientos de millones de dólares, siendo la empresa local una de las que aporta en mayor proporción a ello (seguramente con un gran esfuerzo, compromiso y carga horaria de nuestros vecinos, los operarios).
– Mc Cain Argentina eligió nuestro país como punto estratégico de su expansión con muchos argumentos y seguramente el más importante fue proveer al vecino país de Brasil con sus productos.
– Las políticas exteriores impulsadas por el gobierno de la Dra. Cristina Kirchner han llevado, por parte de Brasil, a quitar las licencias de exportación de renovación automática, lo que lleva a todas las empresas que colocaban sus productos en ese país a no poder comercializar nada, como también le ocurre a otras empresas como por ejemplo las que exportan aceitunas y aceite de oliva, y hoy están sin operaciones comerciales.
– Se ha propuesto desde el gobierno local, con anuencia del gobierno central, la búsqueda de nuevos mercados que reemplacen al de Brasil, país con más de 200 millones de habitantes y consumidores del 70% del producto de esta empresa local… lo que entendemos por estos números que será un desafío muy importante.
Desde estas líneas exhortamos a las partes con decisión (gobierno y empresa) a sincerarse en el tratamiento de esta problemática situación, pidiendo que las medidas que tomen a futuro solo se remitan a cuestiones propias de procedimiento y no afecten, como en la actualidad, al sector más vulnerable y sensible que es el empleado. Que éste no sea la variable de ajuste o el hilo más delgado por donde se pretenda resolver el conflicto, pagando con sus sueldos y vacaciones el costo de las decisiones de terceros.
Pedimos se reflexionen sobre las medidas ya puestas en marcha en las que, tal lo denunciado por el sindicato que nucléa a los trabajadores, se afectan distintos derechos como los son el derecho a vacaciones (imponiéndoles las mismas en forma arbitraria) o también las medidas de reducción de jornadas (afectando salarios). A estas decisiones no se han llegado por consenso con el gremio, sino que han sido medidas que la empresa adoptó en forma unilateral.
Tengamos en cuenta también como incide cualquier problemática de índole laboral en la salud del núcleo familiar, seamos responsables de nuestros actos y que estos estén a la altura de la gravedad de los acontecimientos. Debemos entender que hay una parte, en cualquier negocio, que es el riego empresario. No siempre un negocio será rentable, tendrá sus altibajos por distintos agentes que harán que por momentos se tengan que realizar replanteos que asimilen estos cambios.
A las autoridades de la empresa: reflexionen sobre cada paso que dan, pensando en su capital más preciado para su emprendimiento comercial, sus obreros y sus familias.
A los empleados, los acompañamos en su pedido de respeto a los derechos de condiciones dignas y justas de trabajo, trabajo, que le a dado a Mc. Cain Argentina en sus muchos años en nuestra ciudad grandes dividendos y satisfacciones, que esperamos se reconozcan con la revisión de algunos de sus justos planteos.
A las autoridades políticas, que son quienes tienen responsabilidad para dar una solución, les pedimos obrar con prontitud, para que esta empresa con sus trabajadores solo piensen en producir y expandir negocios creando mayores fuentes de trabajo.